La tía me pide unas tetas nuevas y no sé que hacer

el

-¿Cómo estás tía?, ¿cómo están ustedes?

-Aquí mijo, con un frío del diablo llevo una hora tratando de conectarme y no podía, ahora mejoró la señal.

-Ya me enteré que hacía frío por allá.

-No le digas a nadie pero llevo tres días sin bañarme,

-Tan fiero está el frío?

-Que va, es que se rompió el motor del agua del edificio y tu tío no puede hacer pesos, tú sabes que tiene una hernia en un huevo que si hace fuerza se le pone como una pelota de baloncesto.

-Pobre tío.

-Y tus primos cuando se huelen cargadera de cubos de agua se desaparecen, a mi me da pena salir así a la calle pero quería hablar contigo, ahora mismo con este frío estoy en un banco con una sombrilla abierta para que nadie se acerque.

-La gente va a pensar que estás loca.

-Es mejor loca que sucia, pero tuve mala suerte y me encontré a mi amiga de la infancia, Juanita, ¿Te acuerdas de ella?

-Ha pasado mucho tiempo tía, era una vieja flaca y narizona, ¿no?.

-Muchacho si la vez no la conoces.

-¿Por qué?

-El marido de ella tiene una paladar y le va de maravillas, tienen un baro larguísimo.

-Que bueno que la gente prospere en Cuba.

-No lo digas muy alto que le cae mal de ojo. Te cuento que Juanita parece que tiene 30 años.

-¿Se operó?

-Se estiró toda, es verdad que no puede ni mover la boca para darle una mordida a un pan, ni cerrar los ojos, pero la piel está súper lisita. Y para que veas, con todo el pellejo que le quitaron pudo hacerse dos carteras, un par de zapatos y hasta una billetera para el marido.

-Buen negocio, ¿y se siente bien?

-Dice que se está acostumbrando ya a dormir con los ojos abiertos y como ella siempre quiso hacer dieta, le conviene la boca tiesa para no comer pan, por eso está contenta, claro tú la vez tan seria y no le crees, pero es porque tampoco se puede reír bien.

-Pal diablo una vieja con la cara del Jocker de Batman

-Eso mismo es lo que parece cuando intenta reírse. Pero mijo, ahí no queda todo, también se puso tetas y nalgas nuevas. En eso tuvo mala suerte porque las tetas no le han salido muy buenas, en un apretón desesperado del animal de marido que tiene se le explotó aquello y hubo que salir corriendo para el hospital. Ahora tiene dos hollejos de naranjas masticados y va a volverse a operar para llenar de jugo los hollejos, está buscando tetas por Europa que dicen que son mejores allá.

-No se nada de eso

-Ha’te el e’tranjero y el bobo que tu sí sabes. Yo le dije que tú la ibas a ayudar.

-Tía tú me metes en cada problema.

-No te preocupes que ella te paga las tetas porque el marido tiene dinero.

-Déjame averiguar y te digo.

-Si vas a averiguar mira a ver si no hay tetas de segunda mano de mejores precios para mí.

-¿Qué es eso de tetas de segunda mano tía?, ¿tú no estás un poco vieja para eso?

-Que vieja ni vieja, déjate de gracia, mira que yo tengo dos o tres viejos por ahí que me dicen cada cosa.

-Tú no le vayas a hacer esa maldad al tío.

-Tú búscame unas tetas, como tú tío no se ponga para las cosas va a ver, Tengo unas ganas que me acaricien una teta que no te imaginas. Ayer soñé que Robert Redford me quitaba la blusa y se volvía loco, además cuando me opere no tienen que sacar nada de adentro que eso está más vacío que una mesa sueca después que pasan los cubanos.

-Te busco las tetas tía, ¿y ya que vas a retocarte que te parecen unas nalguitas?

-Tampoco quiero exagerar, Mi amiga Juana se excedió y cuando se sienta en una silla, parece que está arriba de cinco cojines, en el banco del parque me sacaba más de una cabeza y ella es de mi tamaño, eso no se lo pregunté, pero debe de pasar tremendo trabajo para cagar y limpiarse, la mano no le llega.

-Eres la pata del diablo tía, ¿Y los primos?

-El Cabezón sigue de borracho profesional y tiene a la adicional almendra que trina.

-¿Qué hizo ahora?

-Vendió las gallinas para comprar ron.

-Y que tú le dices.

-Eso me enferma, la semana pasada le supliqué que le dijera que no a la bebida y al otro día estaba borracho otra vez.

-¿Por qué eso?

-Me contestó que para hablar con la bebida y decirle que no, tiene que emborracharse para reconocerla.

-¿Y el Gordo?

-De lo mejor con la guasasa, anda con el hermano de esta pa’ arriba y pa’ abajo. El pobre tiene un tic nervioso y siempre está guiñando el ojo.

-Eso no es tan problemático.

-Que no, díselo a él para que te cuente.

-¿Qué le pasó?

-El otro día fueron a una paladar y después que comieron de lo mejor estuvieron dos horas y diez minutos para que le trajeran la cuenta

-¿Y eso por qué?

-Porque el cuñado pedía la cuenta guiñando el ojo y el mesero pensaba que estaba haciendo una broma para que pagaran los otros. Salieron de allí fajados.

-Me imagino, ¿y el tío?

-Ah, se me había olvidado decirte, si no has mandado la cerradura, no la mandes que ya cagó la llave, el trabajo qué pasó, ya te dije que el no puede ni pujar duro pues se le hincha el huevo herniado y la llave estaba trabada.

-Qué problema.

-Muchacho, me conseguí unos guantes de limpiar baño y me volví una partera para sacar la llave. Si tu tío se entera que te cuento esto y que tuve que ponerle un especulo para sacar la llave me mata.

-Ya yo estoy llorando de imaginarlo,

-Él también lloraba como un niño, ahora no puede sentarse ni para comer. Se consiguió una mesita alta de esas de cafeterías y allí come y vé el televisor parado.

-Que incómodo.

-Ya le están consiguiendo un salvavidas para que se pueda sentar.

-Menos mal

-Lo que no se ha podido solucionar es que ahora los bolsillos de sus pantalones tienen una peste a mierda, porque allí es donde el mete la llave,

-No los lavas bien.

-Me vas a tener que mandar algún líquido especial, que metí tres días los pantalones con la llave dentro en agua y la peste no se les va.

-Voy a buscarte algo.

-A mí ahora lo que me preocupa ahora es que lo veo caminando un poco raro y creo que le tomó gusto al traqueteo por allá atrás.

-Eso no es posible tía.

-Yo estoy esperando la próxima borrachera para confirmar. A ver si le pasa cómo a su amigo Joselito, que cuando se toma dos tragos le viene la bayamesa y empieza a pedir hombre.

-No digas eso tía

-Pero ya eso no es un problema, problema es que está viejo, yo lo tengo que obligar a mear sentado porque me ensucia la taza y la ropa interior porque aquello ya no tiene consistencia.

-¿Y él se deja?

-Que no lo haga para que vea, el muy cabrón dice que aunque le den con un martillo, la última gota siempre es para el calzoncillo

-Eso es verdad.

-Ahora lo mandé a buscar el picadillo de pollo para que se entretenga en la cola.

-Tía, ¿Qué es eso de picadillo de pollo?

-Eso mismo digo yo, si del pollo se come la carne , el hígado y el corazón, ¿de que tú crees que este hecho ese picadillo?

-No me digas eso que vomito.

-Pues de patas, cresta y pico de pollo molido.

-Tía por tu madre,

-Yo espero que hayan bañado al pollo antes de molerlo, pero de todas maneras le meto olla de presión y me voy que hablando de bañarse me están gritando que arreglaron el motor de agua, a ver si me echo agua arriba que estoy peor que la hiena del zoológico.

-Está bien tía , nos hablamos la próxima semana.

-Acuérdate de las tetas y la recarga, que no se te olvide la recarga, la recargaaaaaa.

– Tia vas a tener que esperar, una semana porque…

– Auxilio, recarga, recargaaaaaaaa

– Tia, Tia, tía, te explico, espera ….me colgó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s